Uso de Cookies: Utilizamos "Cookies" propias y de terceros para elaborar información estadísticas y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación. Si continuas navegando aceptas su uso. Info.

SIGUE PASANDO UN BUEN RATO!
El “amor de su vida” la torturaba, la obligaba a prostituirse y hasta a comerse su excremento

“Mi madre no era una mujer, sino un saco de boxeo”. El día que Sonia conoció a José supo que era el...

Cerrar